Todo lo que no sabías de la Chocolatada Popular

Las chocolatadas populares son un evento muy común tanto en Madrid como en muchas otras ciudades de España. En algún momento todos hemos participado en alguna. Bebiendo una rica taza de chocolate artesanal acompañándola quizás de churros, magdalenas, buñuelos, Roscón de Reyes o cualquier otra bollería.

Se trata de eventos multitudinarios muy esperados por la población en fechas concretas como puede ser, por ejemplo, Navidad. Tanto el chocolate como sus acompañamientos resultan deliciosos para todos los participantes.

En Catering El Madroño hoy te contamos todo lo que no sabías sobre las chocolatadas populares. Si quieres saber más sobre estos tradicionales eventos, no puedes perderte este post.

¿Qué es una chocolatada popular en Madrid?

Son eventos públicos en los que se reparte a todos los participantes una taza de chocolate caliente bebible. Este puede estar acompañado de algún tipo de bollería para mojar.

El origen de la taza de chocolate con leche española

El chocolate bebido forma parte de la dieta española desde hace tanto, que ya ni siquiera sabemos decir cuándo y cómo se originó.

Antes de llegar a España, para los conquistadores el cacao ya tenía mucho valor y se utilizaba como moneda de cambio. Allá por el 1528 la Familia Real española fue pionera en la utilización y consumo de chocolate en toda Europa. Fué Carlos V un gran enamorado de esta bebida y recibía constantemente cargamentos de cacao de los Virreyes de las Indias.

A partir de esta época las tazas de chocolate caliente se convirtieron en el desayuno preferido de muchos nobles y reyes españoles.

Por aquellos tiempos el chocolate tenía un precio desorbitado. Era un signo de distinción y exclusividad que solo podía permitirse la nobleza e incluso los propios Borbones.

El origen de la taza de chocolate con leche española

Con el paso de los años la taza de chocolate caliente se fue popularizando y extendiendo entre las clases más bajas. Al principio se tomaba como medicamento o elixir vigorizante. Allá por el 1755 se tomaba para confortar el estómago y el pecho y mantener el calor corporal en épocas frías.

Algo parecido al chocolatito caliente con churros que nos podemos tomar una mañana fría de invierno. Y cabe recalcar que era algo parecido, pero no exactamente la idea del chocolate caliente que nosotros tenemos ahora.

El chocolate del siglo XVII era mucho más fuerte y amargo que el actual. Incluso provocaba cierta adicción. Al añadirle azúcar está amarga bebida se convirtió casi en una golosina. Esta mezcla comenzó en la sociedad criolla de las Indias, pero pronto se extendió por toda la Península Ibérica.

En esa época incluso se encuentran escritos de mujeres que vivían en América y tomaban chocolate caliente y dulces incluso durante la misa. En poco tiempo está práctica fue prohibida.

Con la importación masiva y la popularización del chocolate caliente. Pasó a convertirse de un artículo de lujo, a un alimento identificativo con la identidad y las costumbres españolas. ¿Por qué hay algo más español y una buena taza de chocolate con churros?

Las chocolatadas fueron impopulares

Hoy en día las chocolatadas populares son un evento festivo, aclamado y esperado por todos y por supuesto se realizan en lugares públicos con muchas personas. En el 1644 la fiebre del chocolate llegó a tal nivel que en Madrid se prohibió su venta al público. De forma que solo se podía consumir en la privacidad de los hogares.

Para abaratar los costes del chocolate se adulteraba con otros productos. Los traficantes de la época se aprovechaban de la alta demanda, e inventaban peligrosas combinaciones para disminuir la cantidad de cacao presente en las pastillas que vendían a sus compradores.

El chocolate como lo conocemos ahora

A partir del siglo XIX el chocolate ya era el alimento más consumido en todo el país. Se tomaba como lo tomamos hoy en día en desayunos y meriendas con y sin leche, en aquel momento por supuesto, calentado a la lumbre.

Quizás sea por eso que no nos sabe igual un buen chocolate cocinado a la leña, removido con cariño y dedicación por un buen cocinero, que uno producido de forma más industrial.

En aquella época el oficio del chocolatero seguía siendo un trabajo artesanal. Pero poco a poco fueron apareciendo las primeras fábricas con maquinaria moderna para comercializar grandes cantidades de esta deliciosa bebida. Alrededor de 1850 se fundó la primera empresa chocolatera en Madrid con una producción totalmente industrial.

Las chocolatadas populares, son tradición española

Como hemos visto el chocolate ha formado parte de la historia de España desde hace siglos. Algunos historiadores defienden que fue clave en el sostenimiento físico, económico y moral de muchos inmigrantes españoles durante siglos. Además se trataba de un signo de todo lo que había conseguido el imperio español conquistando nuevos mundos.

Incluso existen proverbios populares que hacen referencia a esta exótica bebida. Proverbios como “chocolate frío échalo al río” o “chocolate, poco cocido y poco movido”. Así se explica de forma popular que el chocolate se toma mejor caliente y si lo cocinas demasiado puede quemarse.

Las primeras chocolatadas populares

Desde el primer momento en que el pueblo aprende a preparar un buen chocolate se comenzaron a popularizar los desayunos y las meriendas. En un primer momento eran algo más privado, pero con el paso del tiempo se fue popularizando la costumbre de beber chocolate en grupo. Hábitos que pueden verse en innumerables cuadros y grabados.

En cada ciudad las chocolatadas populares se acompañaban de distintos complementos. Se solía servir con bizcochos de soletilla y sequillos. Por ejemplo, en Valencia había costumbre (que aún sigue vigente) que el chocolate y la chocolatada se sirven con porras o buñuelos. Por supuesto, en Madrid las chocolatadas populares se organizan acompañadas de churros.

Organiza tu propia chocolatada popular en Madrid

Después de este breve paseo por la historia del cacao y las chocolatadas es normal que se te haga la boca agua. ¿A quién no le gusta disfrutar de una buena chocolatada en familia o con amigos?

Por eso, desde Catering El Madroño te invitamos a que haciendo honor a la tradición gastronómica española, organices tu propia chocolatada. Acompañada de churros, porras, buñuelos, Roscón de Reyes o con cualquier cosa que se te ocurra. Una buena chocolatada es un plan perfecto para cualquiera.

Si necesitas ayuda para organizar tu chocolatada popular en Madrid, puedes contactar con Catering El Madroño. Nosotros nos encargamos de todo.

¡Compártelo en las redes!

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Reserva el catering con nosotros